Nace el 4 de enero del 2016 en medio de un grupo de amigos preparando con entusiasmo el festejo del Día de Reyes. Con una camioneta repleta de golosinas y juguetes envueltos, dando vueltas por los barrios de Junín, nace CORAZÓN JOVEN. Corazón Joven constituye su Primera Comisión directiva el 26 de febrero del 2016 y consigue su Personería Jurídica como Asociación Civil en octubre del 2016, gracias al trabajo incansable de una de sus voluntarias.

Paula Sioli, docente de inglés en nivel secundario, siempre se involucraba en proyectos solidarios o comunitarios desde las aulas de las escuelas pero tenía las limitaciones de la carga curricular, a veces se terminaba el año lectivo y los proyectos no se podían sostener en el tiempo, los obstáculos de las autorizaciones, etc. Además, con los años fue viendo la necesidad y ganas que los adolescentes manifestaban de ayudar en involucrarse en acciones solidarias concretas. Por otra parte, muchos de los proyectos los canalizaba por medio de los grupos parroquiales donde las limitaciones eran similares y muchos adolescentes solidarios quizás no desean participar de una determinada estructura religiosa o hay otros que pertenecen a otras iglesias. Y por último, el acercamiento de muchos alumnos con problemas serios de autoestima, autolesión e inmersos en el mundo de las adicciones, hizo que se empezara a gestar la idea de un espacio para que los jóvenes pudieran desarrollar lo mejor de cada uno. Como persona de mucha fe, sintió esto como “un llamado” a hacer algo concreto y empezó a convocar personas allegadas para formar “algo” que luego se decidió llamar CORAZÓN JOVEN.

Como se explica más arriba, Paula comenzó a invitar a personas de su entorno y en principio eran casi todos docentes amigos, alumnos, ex alumnos, sus hijas y los amigos de sus hijas, familiares y su círculo íntimo. Pero la idea expandió muy rápido, fue como una llamarada y en menos de 2 meses eran cientos de jóvenes que se sumaban a cada acción. Fueron tiempos de muchísimo trabajo porque fue gestar una idea de cero y no se podía defraudar a tantos y tantos voluntarios que se acercaban ansiosos de sumarse y actuar pronto. De a poco, se iban sumando también adultos con ganas de apoyar este nuevo espacio que se ganaba en Junín. La labor de esa primera Comisión directiva que se conforma el 26/02/16 fue intensísima, muchos daban horas y horas para darle la primera forma a algo que nacía y debía ser moldeado. La Vicepresidente de ese entonces, la Contadora Andrea Ayerbe, dedicó cada minuto que tenía libre para armar el Estatuto y para hacer la enorme cantidad de trámites necesarios para lograr la Personería Jurídica que sale en octubre de ese mismo año, algo impensado para otras organizaciones. Y como ellas tantos otros adultos que buscaban huecos libres de su trabajo o estudio para poder generar ideas, hacer trámites y acompañar a los adolescentes ansiosos por ayudar, ir a los barrios, capacitarse, hacer y hacer!

Como es una Asociación Civil, cuenta con un estatuto que lo regula y una Comisión Directiva de 12 miembros que se renueva por votación en Asamblea Ordinaria, nadie puede permanecer en el mismo cargo por más de 2 años. Todos los socios activos mayores de edad son convocados a participar de las votaciones, los menores de edad también son convocados para conocer los balances y estados contables y las acciones realizadas durante el año y las que se programan para el siguiente. En la Comisión hay un/a Presidente, un/a Vicepresidente, un/a Tesorero/a, un Secretario/a, 4 vocales y 4 revisores de cuentas.

El número de voluntarios va cambiando constantemente, en un comienzo era mayoritariamente de adolescentes y superaban los 130 chicos y unos 20-30 adultos. Hoy gran parte de esos jóvenes y adultos fundadores se han ido retirando, muchos de ellos al ingresar a la universidad, pero han ido entrando otros y, por otro lado, se ha fortalecido enormemente el número de personas más grandes que encuentran en Corazón Joven un espacio para ejercer la solidaridad y también seguir sintiéndose que tienen mucho para dar, por ejemplo tras alcanzar la jubilación. Hay voluntarios de diferentes edades, clases sociales, géneros, que asisten a diferentes cultos, escuelas o universidades. Muchos pasan un año y se van pero llegan a experimentar lo que es “hacer voluntariado”.

El mayor requisito es tener voluntad y deseos de cooperar en los proyectos desinteresadamente. No entrar con intenciones de difundir dentro del grupo ideas políticas o religiosas. Todos seguramente tienen una pero no es de lo que se hable en la ONG. En relación a la edad, deben ser mayores de 13 años y deben ser autorizados por sus padres hasta los 18 años. Si son mayores de 21, deben ser presentados por alguien relacionado a la ONG e ingresan como socios activos con una cuota mensual. Dicho aporte en los jóvenes entre 13 y 20 es optativo.

Los proyectos son propuestos siempre por los voluntarios, se debaten y votan en la Comisión Directiva y con los demás actores de la organización y, si son viables y se entiende que son importantes de concretar, sin dudarlo se ponen a disposición los recursos humanos y económicos con los que se cuente en ese momento y quienes se sienten atraídos por la idea, se suman.

Absolutamente todos trabajan con entrega de corazón y sin beneficios económicos de ningún tipo, todos son voluntarios por igual. Muchas veces hay profesionales que “donan” sus servicios cuando hay necesidades muy específicas.

Los proyectos que lleva a cabo Corazón Joven son muy variados y flexibles según vas surgiendo nuevas propuestas de los voluntarios. Se puede decir que todos responden a 7 áreas de trabajo:

  1. Asistencia social que implica el manejo, compra y entrega de donaciones.
  2. Medioambientales.
  3. De educación y capacitaciones.
  4. Relacionados con la salud, la prevención y difusión de campañas. También relacionado con la inclusión de personas discapacitadas.
  5. Desarrollo sustentable, con ideas que lleven soluciones o ayuda social pero sostenida en el tiempo.
  6. Seguridad vial y concientización social de la prevención de siniestros viales.
  7. Proyectos para difundir la ONG, su trabajo, conectarnos con otras instituciones y lograr fondos.

  • Sin aportes de ningún partido político o el estado.
  • Cuota de los voluntarios activos, que en el caso de los mayores de 21 deja de ser opcional.
  • Cuota mensual de socios benefactores que pagan en la sede o por débito automático.
  • Con la venta en ferias americanas y de cartón y papel.
  • Con eventos para conseguir fondos como cantinas, carreras, festivales, etc.
  • Con donaciones que se consiguen.

Nuestra sede es un galpón enorme que nos prestan ubicado en Necochea 481, entre Intendente Ortega y Chaco. Está todo adaptado según nuestras necesidades de infraestructura y logística. En general hay una guardia de atención de lunes a jueves por la tarde y viernes a la mañana.

Corazón Joven tiene una muy buena vinculación con todas las escuelas, jardines y centros complementarios de la ciudad a quienes asiste con material didáctico, mochilas con útiles y ropa y calzado para sus alumnos. También se han pintado parte de las instalaciones, llevado charlas y organizado festejos. Por otra parte, hay una vinculación estrecha con el Hospital Interzonal donde se ha colaborado limpiando su exterior y pintando el acceso. También se entrega permanentemente ropa y elementos de higiene por medio de las Voluntarias del hospital “Damas de Rosa”. En el caso de las Salitas de atención primaria de la salud, pueden solicitar ropa y ajuares de maternidad para las pacientes adolescentes que llegan a atenderse. En 2018 se pintó con mensajes y dibujos la Sala del Barrio Norte. Tenemos convenios firmados con la UNNOBA y la universidad SIGLO 21, por el cual los alumnos pueden hacer pasantías en nuestras acciones. Tenemos una excelente relación con el Círculo Odontológico de Junín, quien ofrece atención primaria a nuestros alumnos apadrinados y charlas de prevención y salud bucal. Para los festejos especiales como son el Día del Niño o Reyes, muchas veces nos unimos a otros grupos solidarios.

  • Asociándose con una cuota mensual.
  • Haciéndose voluntario para colaborar con su tiempo.
  • Donando papel o cartón,  especialmente de instituciones o comercios.
  • Participando de las campañas donde se piden cosas o difundiendo nuestra labor.
  • Siendo padrino de un alumno.
  • Ofreciendo charlas o compartiendo sus conocimientos o profesión.